La realidad

Vaya locura de eliminatoria de Raphael Varanne.

Otro año más siendo un central sumamente competitivo, el día que se necesita, en el que, al menos por lo visto en esta eliminatoria, parece que puede dar un nuevo paso adelante. Aunque es muy falta eso que se suele conseguir con los años en una posición como la de central: continuidad en el nivel exhibido en el día a día más allá del estado de forma y de la necesidad de concentración máxima que te da el día D, así como que esa ausencia le ha perjudicado a su equipo en varios partido. Pero es eso, una cuestión puramente de tiempo porque lo de es condiciones brutas para medirse a los mejores en el contexto más exigente… ya lo tiene.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
En la ida fue un apagafuegos que hizo posible que el Real solo encajase 1 y hoy simplemente evitó, en colaboración con unos Carvajal y Ramos, sobre todo, colosales en las anticipaciones y contemporización entrada, que sucediese. Se comió a un Cavani que a priori, por biotipo, se preveía que le iba a complicar. Y es que hasta su gestualidad está cambiando. Me parece que el tiempo le ha enseñado que para ser un central necesita, sí o sí, ese puntito de agresividad que se debe transmitir desde lo actitudinal y no quedarse únicamente lo accionar. Posible nuevo punto de inflexión en su devenir esta eliminatoria.

Y cumple 25 años este año. De locos.

Destacar también la locura que es Sergio Ramos en la Champions League. Vaya leyenda. Que aunque se pagaba a 1,00001 que iba a romperla no está de más decirlo ‘en voz alta’. Por encima del contexto en la UCL desde hace un lustro.
Así como el paso adelante que está dando, ahora sí, Marco Asensio quien, a mi modo de ver, decepcionó un poco en el primer tramo de la temporada. Entendiendo, eso sí, la decepción en términos relativos. Esto es, desde la comparación con lo que se esperaba de él que no es otra cosa que erigirse como esa segunda línea en materia determinista de partidos con la continuidad que exige este Real, no en vano me parece que la apuesta del club, ya desde la confección de la plantilla en verano, permitiendo las salidas de Morata y James sin sustituirlos directamente, me parece que estribaba, precisamente, en ese cambio de rol/estatus que debía alcanzar Marco. Y bueno, está llegando ahora.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Por último, aunque aburra ya su cara (me flipa este término de David León que describe al 100 su caso), decir que lo de Cristiano Ronaldo no tiene nombre. Va más allá de capacidades puntuales derivadas de su condición física y lo que esta permite. Es otra cosa. Eso que ya desde categorías inferiores se ve que, simplemente, hay gente mejor porque simplemente lo es, no porque sus características por separado, al menos las más tangibles, o la suma de ellas hagan que lo sean, pese a que en un momento sí que lo era también desde ese punto. Su figura es ya temporal. Su impacto es el mismo independientemente de cómo pueda hacerlo.

Ahora es el “Cristiano del remate en el área” que me recuerda a ‘el pase atrás del PRO Evolution Soccer 7’. Todo el mundo, que lo sufría (que en este país, dada la dicotomía Madrid/Barcelona, es la mitad del mismo), lo criticaba e incluso lo consideraba injusto, ya sea desde un punto de vista interno o llegando a exteriorizar dicho sentimiento, porque precisamente era la forma más segura de conseguir gol.

El actual central del Atletic

Qué difícil de sostener lo de que Lucas-Giménez no sea ya la pareja titular. Godín es un símbolo, y el segundo capitán, su experiencia es importantísima… Pero respecto a Sávic no veo debate, la verdad.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Algo similar ocurre con los pivotes. Mucho, pero yo cada vez veo el Saúl-Thomas más asentado. Y como ocurre con los centrales, no es solo una cuestión de nivel o estado de forma, es que el relevo generacional está cambiando el modelo de juego del Atleti. Está desplazando el foco del equipo, del campo propio al campo rival, potenciando a su principal estrella, y permitiendo un crecimiento en las nuevas piezas que creo que pocos habríamos imaginado al principio de la temporada.

Al único que empiezo a ver algo estancado es a Correa. No veo demasiada mejora en la toma de decisiones. Y es una lástima, porque es un auténtico desatascador ante defensas posicionales, y por ello, fundamental en este nuevo planteamiento que viene desarrollando Simeone.
Se están dando los pasos, las señales y las respuestas adecuadas para pensar que el Atlético de Madrid es el candidato más claro para ganar la Europa League. Su salud como equipo, la inexperiencia de muchos de sus rivales y la contundencia con la que supera sus compromisos están construyendo un escenario de superioridad y favoritismo que además está acompañando con un estilo muy definido y consecuente con su jerarquía. Los rojiblancos están atacando muy arriba, con muchos hombres y defendiendo hacia delante. Y en ese plan, está sumando y de qué manera, José María Giménez. El charrúa encaja a las mil maravillas con lo que está pasando en estos momentos.

Estos años he sido muy crítico con José María, me parecía un jugador muy impulsivo, y de los que “regala dos ocasiones por partido”. Pero el nivel actual del Charrua, es simplemente espectacular, el marcaje del pasado domingo a Luis Suárez fue tremendo. Muy de acuerdo sobre la importancia del central derecho del Atleti en un equipo con Correa y Vrsaljko, siendo pura verticalidad, necesitas un central derecho que recupere muchos metros a sus espaldas.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Por otra parte, veo al Atleti ahora mismo como claro candidato a la Europa League, por la jerarquía que está imponiendo en las dos eliminatorias que lleva. Está jugando con una seguridad tremenda y sin opciones reales a la Liga, está a 5 partidos de un título.
Y que importante sería para este grupo y para el futuro, volver a ganar, aunque sea un título menor, sería fundamental ahora que viene un cambio generacional, generar confianza de cara al futuro a través de un nuevo trofeo.
Yo no creo que esté jugando especialmente mal, simplemente “su jugada” la intenta demasiadas veces, tiene que aprender a interpretar los momentos, y cuando venirse hacia al centro y cuando pegarse a la cal sobre todo cuando Griezmann cae a su costado, digamos alejarse de la jugada para hacerse más peligroso, sorprender más que estar. Eso y mejorar la definición, pero entonces ya hablaríamos de Messi

Argentina

El delantero de la Juventus, con su brega, anticipación y juego aéreo, comenzó a hacer dudar a la presión argentina, y si los de Sampaoli no robaban arriba, quedaban completamente vendidos. El panorama en lo táctico era claro: si Luka Modric o Ivan Rakitic, los interiores en el 4-3-3 dibujado por Dalic, conseguían recibir de cara, Argentina estaba completamente perdida. Los nombres de Rebic y Perisic, los extremos del sistema croata, entraron en escena a partir de ese momento, sin duda la gran y principal amenaza para Argentina. Tagliafico y Mercado no llegaban a proteger el pase profundos obre su espalda, y las dos balas croatas intimidaban una y otra vez gracias a su tremenda potencia y velocidad.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Fue la jugada que masacró definitivamente a Argentina en el segundo acto, y a su realidad táctica se sumó la rotunda exhibición de Luka Modric. El futbolista del Real Madrid, ayudado por Ivan Rakitic, pasó, además de a evitar que los argentinos pudieran recibir entre líneas con su buena lectura defensiva, a desbordar a su doble pivote con conducciones y controles orientados que definitivamente dibujaban un tres contra tres en la transición defensiva de la albiceleste. El error de Caballero terminó de hundir anímicamente a los de Sampaoli, que a partir de ese momento aceptaron la realidad: Croacia, tanto en lo cualitativo como en lo colectivo, era un equipo superior.
Messi aceptó quedar fuera del partido, y quizás eso fue lo más doloroso, inexplicable, e incomprensible de la derrota de Argentina. ¿Tuvo una explicación táctica? Es posible. Quizás Sampaoli, consciente de que en el primer partido alejó demasiado al crack culé del área rival, buscó tenerle cerca de poder finalizar las jugadas. Lo que ocurrió, sin embargo, es que durante losprimeros 45 minutos no sólo no disparó a puerta, sino que en ningún momento dio la sensación de representar una amenaza para Croacia. Con su sola presencia cerca de un centrocampista, Messi atraerá un rival, sembrará una duda, se hará notar. Pero en lugar de eso, Leo transmitió que no estaba, y esa fue la peor noticia para Argentina.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Seguramente hubiera sido mucho mejor, como ocurrió contra Islandia, que diera la sensación de que Messi tenía que obrar un milagro para encontrar el espacio justo para su golpeo, que lo ocurrido frente a Croacia. Sampaoli hizo modificaciones muy significativas con respecto a lo visto frente a los islandeses. En la primera jornada, Argentina le limpió al culé el carril interior derecho, dejando como pivote a Mascherano y como falso interior izquierdo a Lucas Biglia, e involucrando, por pura ocupación de espacios, a Leo Messi a dar los primeros pases. Eso le obligaba a saltar dos líneas rivales, lo que provocó que en ningún momento encontrase una posición buena de remate. Sólo el pase atrás desde banda -muy bien defendido por los islandeses-, parecía ser premonición de un posible remate con cierta ventaja.
Por ahí pueden entenderse los ajustes de Sampaoli, en su intento de llevar a Messi más cerca del área y hacerlo, además, sobre el perfil derecho, desde donde puede encarar portería y rematar de zurda con su ángulo preferido.

Argentina

Por ahí pueden entenderse los ajustes de Sampaoli, en su intento de llevar a Messi más cerca del área y hacerlo, además, sobre el perfil derecho, desde donde puede encarar portería y rematar de zurda con su ángulo preferido. Sin embargo, el resultado frente a Croacia no fue en absoluto el esperado, y llamó poderosamente la atención que Messi apareciera tan poco durante la primera mitad, sobre todo porque Argentina, en esos primeros 45 minutos, sí dio la sensación de fluir con más facilidad con respecto a lo mostrado frente a Islandia, más allá de que el combinado balcánico sea un equipo que abre más sus piezas y proyecta a más futbolistas hacia el ataque.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Argentina salió con un 3-4-2-1 en el que la primera línea estaba formada por Mercado y Tagliafico como centrales exteriores, con Otamendi como líbero, ambos muy abiertos, un doble pivote compuesto por Mascherano y Enzo Pérez, Salvio y Acuña fijando su posición como extremos, muy arriba y muy abiertos, y Meza y Messi formando una doble mediapunta en la que la intención clara era que el de Independiente ayudase a Agüero en términos de profundidad, y el del Barça gestionase toda la zona de mediapunta. La realidad fue que Argentina, con ese planteamiento ancho y fluido, dibujó líneas de pase con más facilidad y progreso con algo más de soltura, pero quizás la falta de finura en los acompañantes de Messi en el carril central acabó provocando que no aparecieran ocasiones de forma constante.
Fue algo extraño, puesto que el riesgo que Sampaoli asumió desde el planteamiento no se vio respaldado por la elección de futbolistas que pudieran aprovechar las ventajas generadas a partir de abrir tanto el equipo y de la buena conexión que generó esas líneas de pase. Eso penalizó a la albiceleste, que aunque avanzaba bien y daba la sensación de colarse entre las líneas croatas, no finalizaba jugadas: Mascherano y Enzo eran los que recibían el pase después de que el sistema lograse ganar metros, y eso no se tradujo en algo productivo. Sí fue mucho más coherente la asfixiante presión propuesta por Sampaoli -en ocasiones vimos a Leo Messi perseguir a un Subasic que dudó en varias ocasiones-, aunque la figura de Mario Mandzukic comenzó a penalizar al combinado argentino y a dañar su delicada salud en términos anímicos.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El delantero de la Juventus, con su brega, anticipación y juego aéreo, comenzó a hacer dudar a la presión argentina, y si los de Sampaoli no robaban arriba, quedaban completamente vendidos. El panorama en lo táctico era claro: si Luka Modric o Ivan Rakitic, los interiores en el 4-3-3 dibujado por Dalic, conseguían recibir de cara, Argentina estaba completamente perdida. Los nombres de Rebic y Perisic, los extremos del sistema croata, entraron en escena a partir de ese momento, sin duda la gran y principal amenaza para Argentina. Tagliafico y Mercado no llegaban a proteger el pase profundos obre su espalda, y las dos balas croatas intimidaban una y otra vez gracias a su tremenda potencia y velocidad.